Precio: Desde 40€

Masaje con piedras

El masaje con piedras, también llamado terapia geotermal, es una técnica de masaje antigua que surge con fuerza en los spas y centros de terapias manuales para el cuidado de la salud y la belleza.

Consiste en colocar las piedras en distintas partes del cuerpo consideradas como puntos energéticos, que son los siguientes: La columna, la frente, el abdomen, las manos y los dedos de los pies. El masaje se suele combinar también con piedras frías a modo de contraste.

Para dar el masaje con piedras calientes se utilizan normalmente rocas basálticas, es decir volcánicas. Estas han de ser lisas y suaves, además lo más densas y oscuras posible porque entonces contendría mayor cantidad de hierro, reteniendo así más tiempo el calor, que no debe superar los 50 grados. Para las piedras frías se utiliza generalmente el mármol.

¿Cómo funcionan?

El masaje con piedras volcánicas funciona creando los siguientes efectos sobre el organismo: El calor produce una dilatación de los vasos sanguíneos y linfáticos, lo que estimula la circulación sanguínea y ayuda a eliminar toxinas.

También relaja los músculos aliviando tensiones, relajando el cuerpo y mejorando el estado de la piel. Finalmente todo este tratamiento se concluye con un masaje relajante convencional con aceites que suman los beneficios de las piedras calientes con los del masaje relajante.

Beneficios de los masajes con piedras calientes

  • Alivia los dolores musculares.
  • Estimula el metabolismo.
  • Calma los dolores menstruales.
  • Mejora las molestias de espalda.
  • Elimina toxinas.
  • Desestresa.
  • Relaja.
  • Combate el insomnio.
  • Mejora el estado de la piel embelleciéndola.
  • Potencia los resultados del masaje.
  • Mejora las funciones de nuestro organismo, reduce los dolores crónicos –sobre todo los óseos y musculares–, y ayuda a equilibrar el sistema nervioso y el circulatorio.
  • Nos ayuda a relajarnos, pues mediante el correcto flujo de la energía, armonizamos cuerpo, mente y espíritu, y esto permite reducir notablemente nuestros niveles de estrés.
  • Por último, pero no menos importante, tiene numerosos efectos estéticos visibles, ya que revitaliza, oxigena e ilumina la piel. Esto es una consecuencia de la mejora de la circulación sanguínea y de la eliminación de toxinas, que contribuyen a reafirmar los tejidos y hacen que la piel tenga un aspecto mucho más terso y saludable.
  • Este tipo de terapia está especialmente recomendada en aquellos casos de problemas nerviosos como el estrés, la ansiedad o el insomnio, para los problemas circulatorios, y para aliviar los dolores musculares y articulares, así como en los tratamientos de belleza.

Contraindicaciones del masaje con piedras calientes

  • Personas que padezcan de venas varicosas, presión alta, arritmia, enfermedades cardiacas, fatiga muscular crónica, desarreglos del hígado o riñón, osteoporosis, esclerosis múltiple, migraña, anorexia, epilepsia o diabetes.
  • Personas en las siguientes situaciones: Embarazadas, niños o que se tengan heridas abiertas en las zonas a tratar.

¿Cómo es una sesión?

Una sesión de masaje con piedras calientes y frías se aplica sobre una camilla con el cuerpo cubierto con una toalla en las zonas que no se vayan a tratar y en un ambiente relajante y agradable.

Se colocan las piedras en las zonas antes mencionadas tras haberlas calentado y untado con algún aceite aromático. Se dejan reposando unos minutos y luego se hacen manipulaciones y pases suaves con ellas.

Finalmente se realiza un masaje relajante alternando las piedras calientes con las frías. La sesión suele durar alrededor de una hora.

¿Cuál es el precio?La sesión suelta tiene un precio de 44€, pero con bonos, puede bajar hasta los 40€ por sesión.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted